La Escuela Moderna

PRESENTACION

Hemos escogido La Escuela Moderna como el primer t�tulo para iniciar la secci�n de pedagog�a en nuestra biblioteca virtual porque el solo hecho de llevar a la pr�ctica, su autor, conceptos educativos en franca oposici�n con el estado mental prevaleciente en la sociedad espa�ola de esa �poca, le cost� la vida. Podemos decir que concretiza hasta d�nde puede llegar la intolerancia y simboliza en consecuencia la oposici�n a los m�todos educativos de control. Agregaremos que la lucha de Francisco Ferrer Guardia por liberar las mentes de la ignorancia y de los dogmas no ha terminado, sigue siendo una prioridad en el mundo entero ya que, como en esa �poca, el controlar la educaci�n y la formaci�n de los individuos constituye una de las metas primordiales de los grupos de poder en las sociedades humanas.

Francisco Ferrer Guardia naci� el 10 de enero de 1859 en Alella, cerca de Barcelona y, a pesar de haber nacido en una familia muy cat�lica, o gracias a ello, abrazar�a la corriente anticlerical. M�s adelante, ingresar�a a la logia Verdad de Barcelona. Hombre de su �poca y consecuente con sus ideas, apoyar�a en 1886 el pronunciamiento militar cuya finalidad era proclamar el advenimiento de la Rep�blica, lo que le oblig� a exiliarse a Par�s al fracasar este movimiento. Se quedar�a en Francia hasta 1901 en donde ense�ar�a el castellano y seg�n parece, concebir�a los conceptos educativos que tomar�an cuerpo en su proyecto de Escuela Moderna. Gracias al apoyo de una antigua alumna, Ernestina Meunier, que le hered� una propiedad de un mill�n de francos, pud� llevar a cabo su proyecto en la ciudad de Barcelona, hasta que en 1906 Mateo Morral, traductor y bibliotecario de su centro educativo perpetrara el atentado frustrado contra Alfonso XIII. Esto tuvo como consecuencia para Francisco Ferrer el cierre de la Escuela Moderna y varios meses de encarcelamiento por complicidad, al t�rmino de los cuales fue absuelto. Al a�o siguiente, se trasladar�a a Francia y a B�lgica en donde fundar�a la Liga Internacional para la educaci�n racional de la infancia.

Pero, de regreso a Espa�a, y debido a su antiguo v�nculo con Mateo Morral, es detenido en 1909 acusado esta vez de ser el instigador de las demostraciones de protesta que tuvieron lugar en julio en contra del embarque de tropas hacia Marruecos y que pasar�a a la historia como la Semana Tr�gica.

Tras un simulacro de Consejo de guerra y un agitado proceso, es declarado culpable y ejecutado en la prisi�n de Montjuich el 13 de octubre de 1909. 

Como documento hist�rico, a continuaci�n publicamos la sentencia reproducida en la Enciclopedia anarquista:

Sentencia

En Barcelona, a 9 de octubre de 1909, reunido el Consejo de guerra ordinario de plaza para ver y fallar esta causa, habi�ndose hecho relaci�n por el juez instructor del resultado de autos; presente el acusado; o�das la acusaci�n fiscal y la defensa, y de acuerdo con el dictamen del asesor, por unanimidad, el Consejo de guerra declara:

Que los hechos perseguidos en esta causa constituyen un delito consumado de rebeli�n militar, por la concurrencia de las circunstancias tercera y cuarta del mismo:
Considera responsable del mismo, en concepto de autor y como jefe de la rebeli�n, al procesado Francisco Ferrer Guardia, con las circunstancias agravantes del art. 173 del mismo Cuerpo legal;

Y en su virtud, le impone, con arreglo al art�culo 238, en su n�mero primero, la pena de muerte con la accesoria, caso de indulto, de inhabilitaci�n absoluta perpetua; conden�ndole tambi�n a indemnizar todos los da�os y perjuicios ocasionados por los incendios, deterioros de v�as de comunicaci�n, f�rreas y telegr�ficas, ocurridos durante la rebeli�n, quedando, hasta que pueda se�alarse su cuant�a, afectos todos los bienes de Ferrer Guardia a la extinci�n de esta responsabilidad civil, y declarando que, en el citado caso de indulto, le ser� de abono la mitad del tiempo de prisi�n preventiva sufrida a resultas de esta causa.

Todo con arreglo a los art�culos 173, 188, 219, 237 en sus circunstancias tercera y cuarta; 238 en su n�mero primero. 242 del C�digo de Justicia Militar; 11, 13, 18 al 21, 53, 121 al 228 del C�gio Penal ordinario; los concordantes de ambos C�digos y Ley del 17 de Enero de 1901.- Eduardo de Aguirre.- Pompeyo Mart�.- Sebasti�n Carreras.- Marcelino D�az.-Manuel de Llanos.- Aniceto Garc�a.- Julio L�pez.

La indignaci�n y las protestas ante esta flagrante injusticia, ya que las autoridades nunca pudieron probar su culpabilidad, fueron tan grandes en Espa�a y en el exterior que provocaron la ca�da del gobierno presidido por Antonio Maura.
Para elaborar la digitalizaci�n de la Escuela moderna de Francisco Ferrer nos hemos basado en la edici�n que hiciera la F.O.R.U.(Federaci�n Obrera Regional Uruguaya) en 1960.

Esperamos que el contenido de esta obra motive al lector hacia el an�lisis del papel de la educaci�n en los individuos y su primordial importancia para el desarrollo de una sociedad.
Chantal L�pez y Omar Cort�s

Indice

Presentaci�n, por Chantal L�pez y Omar Cort�s.

I. Explicaci�n preliminar.

II. La se�orita Meunier.

III. Responsabilidad aceptada.

IV. Programa primitivo.

V. Coeducaci�n de ambos sexos.

VI. Coeducaci�n de las clases sociales.

VII. Higiene escolar.

VIII. El profesorado.

IX. La renovaci�n de la escuela.

X. Ni premio ni castigo.

XI. Laicismo y biblioteca.

XII. Conferencias dominicales.

XIII. Resultados positivos.

XIV. En leg�tima defensa.

XV. Ingenuidad infantil.

XVI. Bolet�n de la Escuela Moderna.

XVII. Clausura de la Escuela Moderna.


http://www.antorcha.net/biblioteca_virtual/pedagogia/escuelamoderna/indice.html



La Escuela Moderna (documento pdf )


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada